Ocotepeque: 25 días de protesta - población sufre fuerte represión por los militares


Desde el 30 de noviembre de 2017 hasta el 27 de enero de 2018 la población de Ocotepeque expresó su descontento sobre el fraude electoral y la toma de posesión de Juan Orlando Hernández en la presidencia, activando tomas de carreteras durante 25 días.

La ciudad de Ocotepeque con aproximadamente 12.000 habitantes está situada en el sur occidental de Honduras, en la región donde se encuentra la triple frontera de Honduras, Guatemala y El Salvador. Una de las carreteras principales (CA-4) para el transporte de bienes hacia a El Salvador y Guatemala atraviesa la ciudad. Durante 25 días esta ruta fue parcialmente bloqueada, la mayoría de los bloqueos fueron pacíficos; menos los días 26 y 27 de enero de 2018. Para el día de la toma de posesión de Juan Orlando Hernández el 27 de enero, fueron anunciadas protestas y bloqueos de carretera a nivel nacional.
El Gobierno desplegó estos días un fuerte dispositivo policial, ejército y Policía Militar. Solo en Ocotepeque durante esos dos días estaban estacionados cerca de 300 elementos de unidades diferentes del ejército y de la policía.


¿Qué sucedió exactamente el 27 de enero? "Como en las tomas anteriores los organizadores habían acordado con la policía local suspender el bloqueo a las 5:30 PM y despejar la calle ellos mismos, incluso se tomó sólo un carril para facilitar la circulación de carritos.” dice Enrique Gamoneda, un comunicador social local. El continúa, "Sin embargo antes de llegar a la hora acordada fue la Policía y el ejército quienes desalojaron salvajemente a las personas que se encontraban en la toma de carretera y persiguieron a la gente hasta sus casas.”
Muchos habitantes abrieron sus hogares para proteger a los manifestantes. Había familias, personas mayores que no participaron en las tomas, pero querían hacer algo en contra de la injusticiaque se estaba viviendo. Casas en las que los manifestantes habían huido fueron rodeados por los militares y apedreadas. El ejército golpeó arbitrariamente a las personas y disparó en múltiples ocasiones con bala viva. Elementos de varias unidades de las fuerzas armadas dañaron autos intencionadamente, cubriendo la ciudad con gas de las bombas lacrimógenas, incluso arrojándolas dentro de las casas. Los militares sembraron terror y miedo entre los residentes de Ocotepeque, entraron forzosamente a casas particulares y sacaron a algunas personas, arbitrariamente se produjeron 14 detenciones el día 27 de enero.


Uno de ellos fue Enrique Gamoneda. Él trabaja durante años como comunicador social, entre otras cosas investiga y publica los casos de corrupción del gobernante Partido Nacional. “Yo estaba allí grabando con mi cámara y con mi celular... y de repente tenía de 8 a 10 elementos de la Policía y de la Policía Militar alrededor, que sin preguntarme, sin que yo les dijera algo, me empezaron a golpear,... me quitaron mi cámara, mi celular.”, cuenta Gamoneda. El fue detenido por la policía y llevado a la posta policial, allí soportó terribles horas de temor por su vida. "Uno de la Policía Militar agarró mi bufanda y trató de ahorcarme, me golpearon salvajemente. Eso me daba miedo de no sobrevivir esa noche". 


Organizaciones de derechos humanos de todo Honduras llamaron a la posta policial y varios abogados de Ocotepeque llegaron a la posta policial y así lograron que Enrique Gamoneda y los otros detenidos de los días 26 y 27 de enero, fueran liberados.

Periodistas y comunicadores sociales sufren desde el golpe de Estado en 2009 amenazas, intimidaciones y asesinatos. Según el 2º informe de la organización de derechos humanos COFADEH solo durante el período del 30 de noviembre al 31 de diciembre del año pasado 12 periodistas fueron atacados violentamente en el transcurso de las protestas después de las elecciones. Además hubo tres ataques violentos en contra de radios independientes y comunitarias que cubrían las protestas.