Nota de prensa

HondurasDelegation, Oficina Ecuménica por la paz y la justicia y del Centro de investigación y documentación Chile- Latinoamérica (FDCL)

Organizaciones y grupos de la Sociedad Civil exigen fin a las represiones y apoyo para un nuevo comienzo democrático en Honduras

Múnich/Berlin (19.12.2017) „La Unión Europea no debería de esconderse detrás del mandato técnico de la Misión de Observación Electoral y sentenciar el proceso de elección en Honduras como inconcluso. La realidad ya es otra: el plenamente desacreditado Tribunal Supremo Electoral ha declarado al Presidente actual Juan Orlando Hernández como electo, después de un proceso fraudulento. Con mayor razón la Unión Europea y los gobiernos de sus Estados miembro tienen que mostrar urgentemente una postura clara, para impedir más derramamiento de sangre y así respetar la voluntad de la población en Honduras. La sociedad civil en Honduras espera acciones políticas, para que su deseo a un nuevo comienzo democrático sea tomado en cuenta. La forma legalista y técnica de actuar de la Unión Europea pone más leña al fuego a la de por sí situación crítica, que cada hora aumenta“, señala Andrea Lammers, encargada de Honduras de la Oficina Ecuménica por la Paz y la Justicia en Múnich. 

Las elecciones del 26 de noviembre del 2017 estuvieron ensombrecidas por reproches de fraude y dudas a la imparcialidad del Tribunal Supremo Electoral. La Misión de Observación Electoral de la Unión Europea expresó claras críticas inmediatamente después de las elecciones, pero después se quedó callada. Fue hasta el anuncio de la victoria de Hernández, el 17 de diciembre, cuando se hizo un reporte provisional, donde la Unión Europea considera que es necesario llevar a cabo más análisis. La Organización de los Estados Americanos (OEA) presentó un informe detallado, donde concluye que las elecciones fueron „de mala calidad“. Análisis estadísticos consideran extremadamente improblable la victoria de Hernández, afirmada por el Tribunal Supremo Electoral. Además no puede dejar de estar puesta en duda una posible manipulación a pesar de que se hayan realizados algunos conteos ulteriores. Por esta razón y de acuerdo con el Secretario General de la OAS Almagro, debería de haber nuevas elecciones. 
 
Durante los días anteriores numerosas noticias en vivo dieron a conocer la excesiva violencia ejercida sobre todo por las fuerzas estatales de seguridad. La policía militar disparó para desalojar las barricadas de los manifestantes, el ejército registró zonas completas de la ciudad, los soldados arrojaron granadas de gas lacrimógeno en casas e hicieron, por así decirlo, cacería de activistas y de otras personas no involucradas en las protestas. Hasta ahora lamentamos más de 24 muertes, entre ellas niños y jóvenes. A esto se le agregan más de 800 detenciones arbitrarias, un número desconocido de desaparecidos y centenares de heridos. 
 
Organizaciones hondureñas e internacionales indican con gran urgencia la situación dramática, especialmente de las personas defensoras de derechos humanos y de periodistas independientes, quienes tratan de documentar los abusos.
El MADJ no está en las calles para defender a algún partido político, sino para defender la voluntad del pueblo.“ enfatizó Juan Antonio Mejía de la organización de derechos humanos Movimiento Amplio el 18 de diciembre frente a la red HondurasDelegation. Mejía teme que en los siguientes días continúen las violaciones de derechos humanos por parte de las fuerzas estatales de seguridad, pero también teme que hayan confrontaciones armadas entre otros grupos. Según algunas fuentes se están reuniendo grupos del partido gobernante para prepararse para enfrentamientos selectivos. 
 
Lo que se necesita ahora de la Unión Europea y sus Estados miembro es contundencia y que apoye a la OEA que está llamando a nuevas elecciones y que se haga un nuevo proceso electoral. Ésta parece la salida en la que menos sangre puede haber derramada, en la que la división puede ser un poco más manejada.“ agregó Mejía. Sería decisivo la observación y el apoyo del proceso electoral completo por la comunidad internacional. Por supuesto, Juan Orlando Hernández no debe de lanzarse como candidato presidencial. La candidatura inconstitucional de Hernández para un segundo periodo de gobierno fue una de las causas de la grave crisis actual.

Links:


Más información:

Contacto:
Andrea Lammers
089 – 448 59 45